Blogia
Caro Diario

El caballero del Dragón

Él/Lui: Para completar el artículo sobre el Salón del Cómic, escribiré aquí mis impresiones sobre el cómic estrella del evento.

Batman, el caballero del DragónA pesar de que en muchas webs o blogs se ha leido que era el primer cómic de Batman ambientado en España, ese era un dato erroneo, ya que allá por los años setenta se publicó la historia "El fantasma de los cielos mortales" (The ghost of the deadly skies, 1970) en la que la trama giraba entorno al rodaje de una película basada en la figura del famoso aviador de la Primera Guerra Mundial, el Barón Rojo. El rodaje se realiza en España (algo muy habitual en aquellos allos) y Bruce Wayne es uno de los productores de dicho film.

No se especifica ningún sitio concreto, pero se agradece que no apareciesen en aquella historia ninguno de los clásicos clichés como las corridas de toros, expresiones mejicanas, etc. como en aquel mítico cómic de Indiana Jones en el que también pasa por Barcelona (pinchad en el link para ver un artículo sobre él), o más recientemente uno de Spiderman en Cádiz, con bandera española como capote.

En el cómic que nos ocupa tampoco ocurre esto (aunque aparece la Monumental) dado que el dibujante es de aquí, así que a salvo de los típicos estereotipos, nos centramos en la historia que trata de ser un homenaje a la leyenda de Sant Jordi.

Para explicar un poco la historia, tendriamos que hablar en primer lugar de Killer Croc (+ info en el link), el villano de esta historia, pero poco conocido (o incluso nada) por los no seguidores del Caballero Oscuro. Killer Croc es una personaje que nació con una enfermedad en la piel que le daba apariencia escamosa, casi de reptil. En las primeras historias era un gangster y a pesar de su apariencia se comportaba basicamente como un humano. Pero el personaje evolucionó (o incluso podríamos decir que involucionó) de forma que se presentó un problema de identidad de especie de forma que su parte humana iba desapareciendo en detrimento de su parte reptil, lo que le llevaba al personaje a comportarse cada vez más como un depredador, una especie de cocodrilo humano. Pues bien, esto permitió que las historias del personaje dieran un giro dada su nueva personalidad.

En Batman, el caballero del Dragón, Killer Croc cree ser la reencarnación del dragón de la leyenda de Sant Jordi y viaja a Barcelona esperando que el santo aparezca para poder cumplir venganza. Todo el relato está confeccionado con grandes viñetas salpicadas en gran parte de imagenes de la ciudad condal pero en sí la historia es algo insulsa, muy fácil de leer (apenas lleva diez minutos) que se queda  en un relato flojo y sencillo que no pasará a ser uno de los cómics de Batman más recordados, salvo por el hecho de que se desarrolla en una Barcelona real y muy bien escenografiada (aunque situen la Rambla al lado de la Sagrada Familia).

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres