Blogia
Caro Diario

Canciones que me ponen de buen humor (I): Per Hipòcrates

Ella/lei: Hace tiempo tengo una lista personal y transferible de canciones que me suben el ánimo, canciones que suelo escuchar cuando voy en tren a trabajar y te ayudan a enfrentarte al nuevo día. Hoy se me ha ocurrido que poco a poco podría ir dejando la lista en el blog. Así os puedo hacer descubrir canciones nuevas y, si quereis, podeis dejar comentarios con las vuestras. Me comprometo a bajármelas (sí, no voy a decir que me las compraré porque no sería verdad) y opinar.

Empiezo por una canción griega con ritmo frenético sobre las "bondades" del vino. La versión original no sé como suena, la que yo conozco y canto es la de Maria del Mar Bonet. Brindo por vosotros y por Hipócrates, padre de la medicina. (He encontrado al traducción de la letra, vale la pena leerla porque es buenísima, la encontrareis al final del artículo)

Fa temps que faig una llista de cançons personals i transferibles que em pugen la moral, que escolto sobretot quan agafo el tren per anar a treballar i t'ajuden a enfrontar-te al nou día. Avui he pensat que podria anar-les deixant poc a poc en el bloc. D'aquesta manera puc fer-vos descobrir cançons noves i vosaltres també podríeu deixar en els vostres comentaris les vostres. Em comprometo a escoltar-les i donar la meva opinió.

Comencem per una cançó grega sobre les virtuts del vi que canta Maria del Mar Bonet, la versió original és una assignatura pendent. Brindo per tots vosaltres i per Hipòcrates, pare de la medicina.

Jo tenia un mal ben dins el cor
i a un metge encomaní tot el meu cos;
en comprovar que tot era al seu lloc
així, improvisà les conclusions:


-Si vol, pot fer
com fa tota la gent:
deixar tots els plaers,
morir una mica abans.

-Savis han dit
que el peix era roí,
que l'oli era un verí,
i el vi pecat mortal.


Com que el doctor em va guarir d'un cop,
brindàrem per Hipòcrates, tots dos
tot recordant cançons a cada glop
de Creta, de l'Alguer i d'altres llocs.


El vi també
dansava en els tonells
brindant pels seus parents,
les vinyes prop del mar.
El Penedès
volia vi arlès
i a Dènia el moscatell
retsina demanà.

Yo tenía un dolor muy dentro del corazón, y encomendé mi cuerpo a un médico, comprobando que todo estaba en su lugar, turbado, así improvisó las conclusiones: Si quiere, haga como todo el mundo, deje todos los placeres, muérase un poco antes. Los sabios dicen que el pescado es malo, el aceite veneno , y, el vino, un pecado mortal.

Al aliviar tan pronto mi dolor, brindamos por Hipócrates los dos, recordando, en cada sorbo, canciones de Creta, de Alghero y de otros lugares.

También el vino bailaba en los toneles, brindando por sus parientes, las viñas cerca del mar. El Penedés quería vino arlés y en Denia, el moscatel pidió retsina.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

LlunaDePau -

Un elogio a los efectos del vino. Me encanta. Invita a bailar y a ponerse de buen humor, como bien dices.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres