Blogia
Caro Diario

Vacas, guerras, cerdos y brujas

ELLA/LEI: Con este título tan sugerente el antropólogo Marvin Harris, nos presenta en un libro ameno y alejado de términos reservados a iniciados, algunos de los enigmas de las sociedades de nuestro planeta.
La antropología siempre se ha mostrado fascinada por las producciones humanas, cómo y porqué las diversas culturas han solucionado los problemas de la vida diaria: el porqué culturas cercanas que comparten un mismo habitat llegan a soluciones diferentes ante los mismos problemas, y en cambio, comparten costumbres con otras cuyo hábitat no se parece en nada.

Image Hosted by ImageShack.us


Marvin Harris nos da una explicación desde la perspectiva del materialismo cultural (corriente cuyo nombre que él mismo acuñó y guió su vida académica) del porqué de la prohibición de comer carne de cerdo, el carácter sagrado de las vacas en la Índia o las acusaciones de brujería, entre otros enigmas, de ahí el título del libro.

Harris era un autor popular, cosa que le acarreó que en contextos académicos su reputación no fuera muy buena, pero más allá de disputas académicas Harris hace la antropología fácil para el lector corriente que leyendo su libro entiende el porqué del tabú de comer carne por parte de la población india. Según Harris la prohibición de comer carne de vaca responde a una realidad económica, no religiosa; comer carne acabaría enseguida con el suministro de leche por el rápido agotamiento de los rebaños.

Pero como dice el profesor Alvargonzález aunque les pese a muchos de los profesores titulares de antropología, éstos siguen recomendando a sus estudiantes la Introducción a la antropología general de Marvin Harris como manual de la asignatura. Por cierto, Harris, ese manual y el profesor Jaume Mascaró de la Universitat de Barcelona, tienen la culpa de que yo estudiara antropología, pero ésa es otra historia…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres